No eclipses el origen

El eclipse parcial de luna del lunes 7 agosto coincide con la luna llena. Cuando es así amplifica el liberarnos de toda limitación y programación (miedos, lealtades sistémicas, creencias y patrones limitantes) y a  vez nos abrimos al desapego, a dejar ir todo lo que ha llegado a su máximo estado de expresión. Os dejo con el link que he redactado.

“Este mes de agosto estamos siendo agasajados por una gran ventana de oportunidad. Surfearemos la parte central del mes entre dos eclipses , el 7 agosto y el 21 agosto. Podemos aprovechar el plenilunio para ir soltando todo aquello que queremos desprogramar. Dejar ir con amor y gratitud para completar el ciclo. Honrrar que el camino evolutivo por doloroso, frustrante y limitante nos ha permitido conectar con nuestros recursos y fortalezas. Las perdidas, muertes, duelos, resentimientos, miedos, apegos, dependencias, vínculos tóxicos, ls manipulaciones, las carencias, los errores y decisiones erróneas… todo esa sombra es la que a los valientes que se atreven a mirarla les ha traído a traspasar el umbral del dolor y del ego… y trascender hacia nuestra verdadera naturaleza de autenticidad y coherencia.

Los eclipses son una oportunidad para mirar nuestras vidas. Abren líneas en el tiempo circular, ayudan a conectar con lo oculto en nosotros mismos tanto si ha sido consciente o inconsciente por miedo o negación y esto permite acelerar el cambio al tener una nueva percepción y enfoque llegan nuevas circunstancias, un nuevo poder de creación , expresión y libertad emocional.

Aunque cada cambio es interno, personal, en intimidad y vunerabilidad lo exterior apoya el proceso. Somos parte de algo muy grande, de una fuente de infinita sabiduría que nos conecta con los mapas de crecimiento, con la magia y la alegría que se produce al desvelar los misterios que se ocultan tras cada desafío.

Un eclipse es un catalizador al cambio. Empuja nuestras resistencias al cambio, a los programas de supervivencia del ego, a las identificaciones, a los apegos, a las carencias, a la falsa auto-imagen , a nuestras trampas y mentiras con las que evitamos ver la sombra y lo  más negado en nosotros mismos. Tras velo de Isis… ahí están los eclipses para sacar a  luz lo que no queremos mirar.

Los cambios que ofrecen los planetas no son una maldición, sino una bendición para soltar todo aquello a lo que nos aferramos, toda herida, todo patrón de limitación e  incoherencia.

Cuando hablo de la espiral me refiero al flujo de la naturaleza, de la vida, del ritmo de la divina proporción. Todo es vibración y cuando salimos de nuestro eje. La energía o bien se acelera y ese patrón se hace remolino . O bien se ralentiza y ese patrón se cristaliza o estanca

Tanto es arriba como es abajo y estar entre eclipses acelera,magnifíca y saca a la luz lo oculto en nosotros mismos, en nuestra propia espiral evolutiva.

Ese movimiento ayuda a salir de donde estamos atrapados. Permite acceder al núcleo del origen: a esa herida, a la percepción del mundo, a la creencia limitante…. A esa necesidad no satisfecha del origen la cual nos ha mantenido atados en una vibración de reacción desde el dolor, desde el momento en que el amor se fragmentó.

Un eclipse desvela misterios y sombras, lo oculto se revela y con presencia ..si eres capaz de quedarte el tiempo suficiente sosteniendo ese malestar de tu propia sombra surgirá la conciencia de la verdad que se ocultaba.

Podemos tejer y destejer, como Ariadna, Penelope, los tantrikas… Desmadejar nuestra propia historia, llegar al origen más allá del momento en que la Unidad y eje interno se fragmentaron y creo el mito personal en el que sobrevivir desde entonces.

Trascender ese instante , es verlo, observarlo, atravesarlo, aceptarlo, perdonarlo y abrir nuestro corazón… Ahí volvemos a instaurarnos en el campo de infinitas posibilidades, donde el amor, la magia, y la vida, palpitan y brillan.

En el momento del eclipse se abre un espacio meditativo, de silencio, de vacío, un campo de infinitas posibilidades. Podemos dedicar los 10 días previos al eclipse del 21 a ir abonando nuevas semillas. Abrirnos a la alegría, a la confianza, a la creatividad. Aprovechar el descanso estival para fortalecer nuestro sistema inmune y nervioso, a ir equilibrando el sistema glandular y nuestros centros de energía. Contactar con el cuerpo,  los ritmos, el gozo, el deseo, nuestro sueño personal y la serena paz de corazón.

Así ampliando nuestra conexión, creatividad y confianza, como los alquimistas podemos dar paso al oro de nuestras creaciones, dones y anhelos de plenitud … desde nuestra esencia, autenticidad y coherencia.”

 

Swaranita

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s