El valor que te das a ti mismo, es el que das a lo de afuera

Decía Pessoa: “El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con la que suceden”. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables”… Ayer una famosa cantante , sin animo de volver a atraer nuevos agresores a su vida, daba desde la tv las gracias a unos ladrones que robaron hace años en su casa. El presentador no la entendía y ella aclaró, que gracias a esa experiencia no sólo conoció a su marido, el policía que la atendió, sino ese robo cambió su vida y la hizo parar, mirar adentro y comenzar a vivir con otro ritmo…Os dejo con mis ultimas reflexiones

¿Cual es el valor de las cosas?: el valor que te das a ti mismo. Si eso que ves fuera lo valoras es tu espejo, si aquello que ves fuera lo rechazas es tu espejo. Lo que tu brilles o no será lo que veas con brillo u oscuridad fuera. Das valor si con ello puedes cuidarte y mimar tu cuerpo, con ello puedes inspirar tu mente, con ello puedes expandir lo único que no se recupera que es el tiempo que pasamos en esta vida. Si eso mismo que ves fuera no lo valoras por su precio sino por el bienestar a nivel interno (corporal, mental y de tiempo )que te va a ofrecer , es que te amas y sabes que te mereces lo mejor.

Cuantificamos de algún modo nuestro mundo material (coche, casa, ropa, una comida, unas clases, …) y lo intangible (un cielo azul, la lluvia, una idea, una creencia, una sensación, una inspiración…) Todo depende de nuestra percepción, del nuestra atención, allá donde la ponemos se define nuestro mundo, el filtro de esa escala de valores determina el funcionamiento de nuestro mundo… y lo que manifestamos en nuestra vida. La vida que tenemos es un espejo de lo que tenemos internamente.

Siento como lo inmaterial e intangible , al menos para mi no es medible ni cuantificable, y en gran medida es algo de valor infinito: la naturaleza (el sol, la luna, las estrellas, los animales, las plantas, las flores, los seres humanos…), los 5 elementos (el aire que respiramos, el agua de vida, la tierra que nos nutre, el fuego que nos da calor, y éter a través del cual nos comunicamos), el espacio único que ocupa cada uno en esa tierra (cuerpo, mente, sus sueños e ideales, y valores, experiencias, aprendizajes, sabiduría, su tiempo de paso en este plano/vida), el amor de la familia, los amigos, la sabiduría, las experiencias… el corazón que compartimos.

Hay otras cosas que si se reciben un valor conmesurable: dinero, conocimiento, posición social , comida, trabajo, atención médica, cultura … Todo eso recibe un valor monetario que sólo existe en nuestro cerebro bien sea en un trozo de papel , de metal o de plástico… No es real y paradójicamente es tan real como el sistema económico de cada lugar y nosotros mismos decidamos que lo sea.

En la mayoría de las sociedades ese valor económico determina todos los aspectos de nuestra vida (casa, comida, ropa, adornos, transporte, atención médica, colegio, universidad, cultura, tecnología, …) Vivimos bajo 4 paradigmas obsoletos , el sistema (educativo, social, religioso, político-económico) desmoronándose lo mires por donde lo mires (fracaso escolar, déficit de atención, paro, crisis de pareja, maltrato, abusos, violencia, guerras, genocidios, enfermedades, depresión, ansiedad, lideres demenciales, crisis financieras….) Con la ignorancia, el escepticismo y la pereza permitimos que el sistema alimentario y farmacéutico enferman nuestro cuerpo, que el sistema social-religioso enferme nuestra mente y que el político-económico nos robe el tiempo…

Llegamos a vivir muertos en vida, programados para que no seamos conscientes de que nuestro verdadero valor está en el interior en nuestro cuerpo, en nuestra mente y en nuestro tiempo. Hemos dado más valor a las cosas que a los seres, nos hemos desconectado de nuestro cuerpo, nos hemos olvidado de mirar adentro a nuestra mente y hemos vendido nuestro tiempo de vida por papel.

Cuando dejamos de vivir desde el ser, desde nuestra esencia es cuando dejamos de valorarnos, nos empobrecemos a nosotros mismos y a todas las personas y cosas que tienen algún valor auténtico y real. Y tal vez incluso nuestro cuerpo empiece a producir síntomas, como solución biológica de que algo no anda bien en nuestras vidas. O tal vez nuestra vida nos parezca plana y aburrida , estancada en el loop vital al no nutrir y abrir nuestra mente a nuevos paradigmas. O bien nuestra economía empiece a flaquear al dejar de valorar nuestro tiempo y valor interno de lo que somos , hacemos y sentimos.

No hay nada más real y tangible que el valor y el sentido que le damos a nuestra propia existencia. Una vez que la damos el valor que le corresponde a nuestro tiempo, nos daríamos el valor que nos corresponde a nosotros mismos, a nuestras elecciones y a nuestra libertad.

Nos olvidamos de que el verdadero tesoro no está en la identidad. No eres tu personalidad, tu genero, tu profesión, tu casa, tu trabajo, tu coche, tus hijos, tu carrera, tu estatus, tus conocimientos, sino en lo primero que cité como inconmensurable . El valor es tu vida, tu tiempo en este plano, tu salud, tu sabiduría, la huella que dejes en los corazones de los demás… Y entonces sólo entonces cuando se pierde todo lo mesurable hemos de volver hacia adentro y comprendemos el infinito valor que tienen la salud, el tiempo y la libertad propia y la de los demás y de lo que tenga un valor absoluto.

Gozando de las pequeñas cosas que la vida nos ofrece podríamos ver que el cambio se da con las pequeñas acciones. Tomemos conciencia del valor infinito de todos los cuerpos, de cada mente única y del valor de expandir nuestro tiempo con la intensidad con que experimentemos contemplar un atardecer, respirar aire puro, deleitarse con un vino, pasear por la naturaleza, comer una fruta , meditar, oler la tierra tras la lluvia…

Hay un tiempo para dejar que la vida pase…y hay un tiempo para dejar que las cosas sucedan y darte el permiso y valor para dar valor a cada camino que te llegue para hacer un cambio al bienestar de tu cuerpo, mente y emociones… Jamás lo podrás dar el suficiente valor.. pues pertenece a lo inabarcable , a ese campo infinito de posibilidades en que puedes convertir tu vida.” Swranita

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s