SIETE MINUTOS DESPUÉS DE LA MEDIANOCHE

“Tu mente se creerá las mentiras piadosas pero conoce también las verdades que duelen y que hacen que esas mentiras sean necesarias. Y tu mente te castigará por creer ambas cosas”

tejo

Hace un año alguien especial me llevó a un tejar, a uno de sus “jardines secretos”, esos lugares mágicos donde nos reconstruimos como personas. Nos descalzamos como solíamos hacer en nuestros paseos, pisando la alfombra de hojas secas mullida y fresquíta. Aún permanece en mi retina la neblina y luz especial, la energía del lugar y las formas de los tejos milenarios. Tras días cuidando a mi maravilloso padre en el hospital, me encontraba débil, agotada, sin energía por malcomer, durmiendo poco y de no pasear por mi amada naturaleza. Pese a mis muchos recursos y habilidades con el duelo anticipado, hay cosas para las que nunca estamos preparados. Ese tejar fue mi refugio durante un año…y allí encontré mi verdad.

En un post antiguo expresé como los cuentos curan. Si, a través de esas “criaturas peligrosas” que son las historias podemos comprender, aceptar e integrar nuestra mas profunda verdad… Como huimos de la perdida, del dolor, de la rabia, de nosotros mismos hasta que un monstruo viene a vernos.

Aquellas sombras a las que solo damos la alquimia del fuego en nuestras pesadillas nocturnas y del agua en las creaciones artísticas. Colores de agua/emociones donde integrar la dualidad, las paradojas del bien/mal, la vida/muerte, la visibilidad/invisibilidad, el exito/fracaso… los dones familiares, el amor de una  madre y un hijo.

La llamada de un monstruo que demanda lo más peligroso de todo: expresar nuestra verdad. Ese resentir emocional primario, ese instante donde todo se detuvo, esa frase nunca dicha que atenaza la conciencia. Cuando somos acompañados en el proceso  y lo expresamos se produce la liberación y la transformación. Y llegan mágicamente los recursos para el cambio y el empoderamiento.

“La creencia es la mitad de toda curación. La creencia en la cura, la creencia en el futuro que nos espera.” Sabias palabras de la maravillosa y mágicamente sanadora película: ” A Monster Calls” de Juan Antonio Bayona, basada en la novela de 2011 del mismo nombre de Patrick Ness, el cual también es el guionista. Con ella cierra el director la trilogía de los vínculos familiares tras “El Orfanato” y “Lo Imposible”. Historias de príncipes, arboles sagrados, curanderos, predicadores…. Historias de madres e hijas y sus hijos, padres lejanos, mobbing, las etapas del duelo anticipado, “un niño demasiado mayor para serlo y demasiado joven para ser un hombre”. 

El milenario Tejo es un árbol sagrado y medicina. Guardaba las casas y los cementerios. Las tradiciones celtas creían que sus ramas llegaban hasta las bocas de los esqueletos de los cementerios. Llegar a la boca… imbocar es la medicina. Contar la historia detrás de la historia. Como la de los maravillosos tejos, es en su medicina , es en su veneno donde “todo bulle y crepita y se retuerce en él lleno de vida”. 

Acceder a nuestra verdad, a la llamada del monstruo, al empoderarnos a través de los limites y la expresión de las emociones. Decir lo nunca dicho desenmaraña las ramas de nuestra psique y del corazón…ese momento alquímico donde la realidad de mentiras da lugar a la fantasía de la autenticidad: siete minutos después de la medianoche”.

Swaranita

Anuncios