Nos vinculamos con aquellos otros a los que les pagamos a través del dinero, su esfuerzo.

dinero-brote

Decía Hellinger que así como tratamos a nuestra madre, así nos trata la vida y el dinero. El equilibrio entre el dar y el recibir es una de las leyes del amor. Todo es energía y frecuencia. El dinero tiene una dimensión espiritual, a mejor es tratado, sentido e intercambiado, más se afianza en nuestra vida. El dinero necesita darse  de nuevo a cambio de otro servicio. Si no damos un servicio con intercambio del mismo, dejamos de tratar con honor ese dinero y lo que honradamente merecemos.  Inserto un bello artículo a continuación.

Swaranita

“El dinero es espíritu-mente, dentro del dinero está almacenada la energía de logro, de un logro lleno de méritos, más alto el logro o el esfuerzo que tuviste que dar a cambio de una determinada suma de dinero, más alto el nivel de energía depositado en el.

El dinero ganado con un gran esfuerzo, tiene la energía más alta. Se gasta de la manera más cuidadosa y se aprecia más.

El dinero ganado fácilmente, es decir, el dinero sin el esfuerzo correspondiente alberga poca energía y mucho más el dinero que fue adquirido a través de una injusticia o un fraude, ese dinero generalmente no se queda. Quiere irse a otro lado. Ahí se ve

El dinero tiene un lado espiritual, hasta un alma.

Según mi imagen, el dinero se siente mejor cuando se ahorra, porque ahí está esperando a ser invertido y gastado, y en general el dinero se siente muy bien cuando es gastado o invertido, cuando es aplicado cautelosamente para un algo que corresponde en su valor o por un esfuerzo que corresponde a la suma.

Así desarrolla de manera más bella la energía que está guardada en el dinero, y así muestra su espíritu.

El que tiene dinero a la mano, tiene en la mano el trabajo de un ser humano, muchas veces también su sudor, su sangre y sus lágrimas, y sabiendo esto, cuando tienes ese dinero en tu mano, lo manejas con cuidado.

Ese cuidado te vincula con aquellos que lo habían ganado y esa vinculación es con honor y con amor.

Aquí podemos reconocer el carácter espiritual del dinero. A través de un espíritu-mente nos dirigimos hacia aquellos a través de cuyo trabajo podemos gastar e invertir.

También estamos vinculados con aquellos otros a los que les pagamos a través del dinero, su esfuerzo.

Solamente podemos captar la dimensión espiritual del dinero cuando lo vemos en movimiento y cuando lo pedimos, lo tomamos y lo pasamos a otro con este movimiento: el del Geist, espíritu-mente.

El dinero está al servicio del amor, del espíritu-mente, es amor líquido, pero también hay otro lado del dinero, también es poder, es un arma, es una bendición, es una maldición.

Donde aparece el dinero en grandes cantidades, junto con el poder, ¿cuál es el movimiento detrás de ese dinero?, ¿El movimiento está dentro del dinero o dentro de aquellos que los posee o a ellos les mueve el dinero?

¿Si el dinero mueve a aquellos que lo .poseen, entonces quien mueve al dinero?

El dinero se dirige hacia aquel que lo tiene con la salvedad de que lo honre.

También el pobre tiene que ahorrar el dinero con un movimiento del espíritu-mente con amor. “El dinero es puro espíritu, es puro amor. Los honorarios se honran con honor.”

Bert Hellinger

Anuncios