No hemos podido prepararnos evolutivamente para nuestras creaciones

“Habitamos peligros modernos en cuerpos antiguos…quieres descubrir el motivo?

ingredientes toxicos. jpg

Uno de los focos de mi especialización en transformar los efectos negativos del estrés es la nutrición natural. Ese foco de trabajo con la cocina estacional es fruto de mi experiencia en multiespacios de ocio saludable, cocina sin fogones, ayurvédica, macrobiótica, vegetariana, así como mis conocimientos y estudio de las mismas a lo largo de décadas.

En otoño y primavera desde la perspectiva de la cocina natural buscamos desintoxicar el cuerpo, es muy interesante en las semanas previas a esas estaciones depurar el organismo, de los excesos del verano y de los del invierno, respectivamente. Somos una sociedad contacto constante con elementos tóxicos y disruptores endocrinos presentes en el ambiente ( comida, agua, utensilios, contaminación ambiental, edificios y materiales insalubres, etc) …sustancias que afectan a nuestra salud.

Si llevamos más de 160 mil años en la tierra, nuestro sistema ontogenético se ha ido adaptando muy lentamente a esas condiciones que se han instalado en muy poco tiempo para el reloj evolutivo de la especie… No tenemos la capacidad de respuesta evolutiva a nivel fisiológico para lo que ha ido suponiendo la nutrición (agua, alimentos, aire…) desde la revolución industrial, ganadera y agrícola.

La evolución no ha podido prepararnos para nuestras propias creaciones. El organismo ante la presencia de este ambiente peligroso de entrada activa un mecanismo de protección celular aumentando la producción y la actividad de los antioxidantes. El siguiente paso del cuerpo es hiperactivar el sistema inmune, el cual al trabajar por carga oxidativa ha de desconecta la defensa antioxidante. El cuerpo interpreta desde su estado evolutivo desfasado que el peligro ha sido ocasionado, como era en la mayoría en aquellos tiempos, por algún patógeno y como respuesta ciertos tejidos se inflaman. Así el organismo perpetua entender que debe inhibir los mecanismos de limpieza antioxidantes para poder defenderse. Esto va a ir va a provocando un aumento de la carga oxidativa y con ello puede un loop al desbalancear el sistema inmunológico e irse creando un ambiente cada vez más tóxico y a largo plazo, por los mecanismos del cuerpo , un proceso inflamatorio crónico. Más allá de los shocks emocionales de ciertos conflictos manifestados en piel también tendrían influencia estos mecanismos de protección de las toxinas ambientales , por eso ahora aparezcan tantos eccemas, alergias, procesos inflamatorios crónicos.

Una solución adaptativa inteligente sería revertir esos efectos haciendo creer al cuerpo que se encuentra en ese hábitat ancestral del que procede…no del artificial de los últimos 200 años, que para la vida evolutiva serían dos horas.

Mientras se tenga un bloqueo de los génes antioxidantes habría que desintoxicar el cuerpo activando el sistema de limpieza de antioxidantes para evitar ese mecanismo de la pérdida de la inmunoregulación y algunos de sus efectos ( eccemas, alergias, procesos inflamatorios artritis, dolor lumbar…

En culturas nómadas no se consumían lácteos, ni cereales, semillas, ni legumbres ni frutos secos, pocas frutas , verduras y según el lugar y tipos de conservación poca carne y pescado. Suena muy extremo. Así desde ese punto de vista en la alimentación más favorable según esta dicotomía entre evolución-involución , pese a que otras cocinas naturales lo recomiende, serían considerados antinutrientes por su efecto oxidativo.

Lo equilibrado, conociendo esta información es su consumo moderado. Si los genes antioxidantes están bloqueados podemos estimular la respuesta al ambiente con actividad antioxidante . Introducir superalimentos como el cacao, el aguacate, las nueces , la cebolla, el ajo , el puerro, las setas , un par de zumos antioxidantes semanales de manzana, zanahoria, jengibre, remolacha. El propóleo, y especias como la cúrcuma.. con la cual los yoguis creamos la maravillosa leche dorada (aunque lleve lácteo). E ir incorporando bioflavonoides: frutas oscuras de color, perejil, apio, albahaca, hinojo , romero, tomillo, regaliz, canela, cúrcuma, jengibre, calabaza, zanahoria, calabacín.

Podemos volver a lo positivo de la vida natural , ser conscientes de que el estrés antiguamente era en momentos puntuales y en tiempo determinado , movernos más y al aire libre, sol suave, consumir alimentos, cosméticos y productos de hogar orgánicos. Dejar que los pulmones respiren un aire más limpio. Recuperar la salud intestinal. Permitir que la piel respire y elimine toxinas, tomar baños de sal, saunas esporádicas y sudar para eliminar lo que los antitranspirantes impiden. Estar con más frecuencia en contacto con el aire limpio de los bosque, montañas y del mar, vivir más acordes a los ciclos estacionales y sus alimentos…volver a ser un poco Homo Sapiens..¡”

Swaranita

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s