Animus y Anima: la polaridad de la pareja interna

La Polaridad en la pareja amorosa

polaridad2

El concepto de Polaridad es muy importante en Tantra Yoga, pero a menudo no está muy bien comprendido – especialmente cuando se trata de polaridad sexual. Por eso es indispensable tener una perspectiva analítica y libre de prejuicios sobre lo que la polaridad realmente es, y cómo puede ayudarnos en nuestro camino de evolución.

La perspectiva Tántrica se caracteriza por su visión holística y por la disposición a utilizar todo tipo de energías para el objetivo de la evolución espiritual: la energía sexual, que es la más potente en el organismo humano, es obviamente un candidato ideal. Sin embargo, según la visión Tántrica, la energía siempre fluye entre dos polos opuestos. Así como la corriente eléctrica fluye entre un polo negativo y uno positivo (y cuánto mayor se la diferencia de voltaje, más fuerte será la intensidad de la corriente), lo mismo es válido para la energía sexual; para que fluya, se necesitan dos polos opuestos – y cuanto mayor la diferencia, más intensa será la energía. Los “polos sexuales” se pueden llamar con diferentes nombres: yin/yang, negativo/positivo, lunar/solar, femenino/masculino. En el Tantra, se suele hablar de polos femenino y masculino; vamos a dedicar un poco de tiempo a investigar qué son realmente estos polos.

LOS POLOS SEXUALES – EXISTEN DE VERDAD ?

En primer lugar, podríamos preguntarnos si los polos femeninos y masculinos existen realmente. Esta pregunta aparentemente inocente, esconde en realidad una trampa: que queremos decir con “existen realmente” ? Desde luego no estamos hablando del tipo de existencia que tienen las casas, los elefantes y los mangos – estamos pensando en una clase de existencia más abstracta. Pero entonces, cómo podemos determinar si un polo sexual existe realmente – que prueba consideraríamos valida ? De la misma manera, existen realmente cosas como la amistad, los números, o el color verde ? Como ves, esta linea de argumentación nos lleva a interesantes pero complicadas especulaciones filosóficas, y antes o después tendremos que definir conceptos como “realidad”, “existencia”, y “entidad” para poder contestar a la pregunta original. Por más tentadora que pueda parecer esta discusión filosófica (y hay una rama de la filosofía, la Ontología, enteramente dedicada a estos temas), nos lleva obviamente muy lejos del Yoga y del Tantra.

Por lo tanto, creo que aquí podemos adoptar unos requisitos más realísticos: los conceptos de polo femenino y masculino son válidos, mientras sean útiles para nuestra discusión, y en tanto que nos aportan nuevos conocimientos. Estás libre de descartarlos en favor de otras clasificaciones mejores, si encuentras que no funcionan para ti.

POLARIDAD SEXUAL Y GÉNERO.

Si ya estás dispuesta a usar las ideas de polo femenino y masculino, hay otra confusión común de la que tenemos que hablar. Aunque te pueda parecer un poco raro, los términos “femenino” y “masculino” en este contexto no significan lo mismo que las categorías biológicas que se definen con esos mismos nombres. En otra palabra, un hombre (biológico) puede ser “femenino” y una mujer (biológica) puede ser “masculina” – y esto es valido para personas de cualquier orientación sexual. Además, estos conceptos son relativos: alguien es masculino sólo relativamente a otra persona que es femenina en comparación, etcétera. Por simplicidad, muchos autores, al hablar de polaridad sexual, usan las palabras “hombre” y “mujer” para referirse a individuos que son, respectivamente, masculinos y femeninos en comparación el uno con el otro. Pero esta es sólo una simplificación, ya que, biológicamente hablando, podría tratarse de dos mujeres, dos hombres, dos personas transexuales, o cualquier otra combinación.

Aunque los conceptos de masculino y femenino sean relativos, la mayoría de las personas tienen una predominancia de uno de estos dos polos sexuales y una atracción hacia el polo opuesto. Por ejemplo, una mujer podría ser predominantemente masculina en su sexualidad; eso significa que se sentirá atraída, en general, por personas que sean femeninas relativamente a ella. De nuevo, esto no es válido para todo el mundo: algunas personas tienen un balance de ambos polos sexuales, se sienten atraídas por parejas de cualquier orientación, y a menudo intercambian su polaridad con el partner. En linea general, es común que los hombres tengan una predominancia de la polaridad masculina, y las mujeres de la femenina, pero esto no es una regla ni una necesidad. Desde el punto de vista del Tantra Yoga, no importa cuál es la polaridad que cada uno de los amantes escoge, siempre y cuando acepten adoptar polaridades opuestas en una interacción sexual determinada.

Para resumir, cuando hablamos de “masculino” y “femenino” en Tantra, no nos estamos refiriendo a los géneros biológicos, si no a dos polaridades energéticas, con las que cada uno de nosotros puede sentirse más o menos identificado. Para poder utilizar la sexualidad con fines evolutivos y espirituales, los amantes necesitan generar una gran cantidad de energía sexual. Pero la intensidad de la energía depende de la diferencia de polaridad; por eso, durante la relación sexual, es en el interés de ambos participantes acentuar la feminidad y masculinidad de cada uno, para poder aumentar la polarización. Como veremos, sin embargo, la polarización no siempre es deseable en otros aspectos de la vida humana.

LA POLARIZACIÓN FUERA DEL ÁMBITO SEXUAL.

Esta acentuación de las diferencias, que hemos llamados polarización, es importante incluso para la sexualidad no Tántrica. Es consabido, incluso en la sexología occidental, que a medida que dos personas se acercan emocionalmente y tienden a identificarse el uno con el otro (com pasa, por ejemplo, en las parejas de larga duración), la atracción sexual tiende a disminuir. La “chispa” simplemente parece no estar allí, al menos hasta que se recupere algo de diferencia, una cierta “distancia”. Esta es una de las paradojas del amor: los amantes buscan naturalmente la cercanía y la identificación, pero su pasión y atracción sexual necesitan algo de distancia y diversidad. En estos casos, a menudo basta un poco de polarización para “atizar el fuego” y ayudar a reconstruir la pasión y la atracción. Pero, podríamos preguntarnos, la polarización es beneficiosa también en otros ámbitos de nuestras vidas, a parte de cuando estamos haciendo el amor ? En otras palabras, deberíamos intentar profundizar en un papeol masculino o femenino (cualquiera que sea nuestra preferencia actual) durante todo el día, o deberíamos guardarnos esta polarización para las interacciones sexuales ?

Mi opinión al respecto es que la polarización es muy útil en la sexualidad, pero no tanto en nuestra vida ordinaria y cotidiana. Al revés, desde una perspectiva evolutiva, nos esforzamos por estar más conectados con nuestros compañeros humanos, sin importar su polaridad sexual; intentamos superar las diferencias, y encontrar un terreno común que nos una. Eso implica, entre otras cosas, explorar la polaridad sexual que nos es menos familiar; así, por ejemplo, un hombre masculino intentaría desarrollar y alimentar su lado femenino, de tal manera que lo “femenino” no le sea tan desconocido, y pueda entenderlo y conectar con él de manera mejor. Esto está en contradicción aparente con la necesidad de la polarización en la vida sexual: como podemos, al mismo tiempo, intentar ser más diferentes el uno con el otro en nuestra vida sexual, mientras intentamos acercarnos y ser más similares en la vida “normal” ?

En realidad, esta contradicción es sólo aparente, y por varias razones. En primer lugar, como muchos sexólogos ya han notado, el estado de excitación sexual es realmente un estado alterado de conciencia. Por lo tanto, es altamente improbable que las mismas reglas se puedan aplicar a este estado y al estado de consciencia “normal” que caracteriza la vida cotidiana (si es que un estado “normal” existe, cosa que está sujeta a debate). Para hacer un ejemplo, romper en unas risas incontrolables es un comportamiento adecuado cuando estamos en un estado de conciencia normal, pasándolo bien con nuestros amigos o familias. Sin embargo, si estuviéramos confrontando una situación de peligro y estuviéramos completamente enfocados en solucionarla, el mismo comportamiento parecería indicar locura – o tal vez una sabiduría extrema. Estamos atravesando constantemente diferentes estados de consciencia tanto por el día como por la noche, y cada uno de estos estados tiene diferentes “reglas”. El mismo comportamiento o polarización hacia lo femenino y lo masculino, podría ser perfectamente apropiado en un estado pero inaceptable en otro. Este es un concepto muy importante: en la sexualidad, valen reglas diferentes y podemos adoptar una polarización mucho más aguda de lo que hacemos en la vida diaria: no tenemos por qué ser coherentes. Por la misma razón, como explica el Dr. Jack Morin en su libro sobre el erotismo, la vida sexual debería ser libre de consideraciones éticas, políticas o estéticas que son por lo contrario muy importantes en la vida normal.

Otra razón por la que no deberíamos sorprendernos por la aparente contradicción entre polarización y equilibrio, es que los humanos somos seres por definición complejos, y capaces de asumir varios grados de polarización en diferentes situaciones. Sin entrar demasiado en detalles, por ejemplo, en Tantra Yoga es consabido que los hombres son por lo general “masculinos” o yang en su cuerpo físico, pero femeninos o yin en su cuerpo energético. Por lo general, para las mujeres vale lo opuesto: tienen un cuerpo físico más yin y un cuerpo energético más yang. Desde otro punto de vista, nos sorprenderíamos mucho si supiéramos que un amigo, que es muy masculino y dominante en su vida cotidiana, en realidad tiene una polaridad femenina y receptiva en el sexo ? La intuición nos dice que esto es perfectamente posible, y que una persona puede tener polarizaciones diferentes en diferentes aspectos de su vida.

La conclusión es que la polaridad sexual no tiene porque impregnar cada aspecto de nuestra vida en el mismo grado. Es perfectamente posible ser fuertemente polarizados en la sexualidad, pero más equilibrados en la vida cotidiana. Una fuerte polarización, fuera del contexto sexual, sigue generando un alto flujo de energía, pero no necesariamente benéfico: si alguna vez has visto o experimentado una relación altamente pasional, en la que los dos participantes se sentían extremadamente atraídos, pero parecían no entenderse el uno al otro, entonces probablemente hayas tenido una experiencia de una fuerte polarización “fuera de la cama”. Aunque está bien tener este tipo de relaciones si eso es lo que quieres, está claro que no son las únicas posibles ni necesariamente las más evolucionadas. En este respecto, no estoy de acuerdo con la visión de muchos maestros de Tantra (por ejemplo, en “El camino del hombre superior” de David Deida), según la cual una fuerte polarización es beneficiosa tanto dentro de la vida sexual como en otros ámbitos.

CONCLUSIONES.

Según el Tantra Yoga, la polaridad femenino-masculino es muy importante en las relaciones sexuales. Sólo a través de una polarización fuerte hacia los dos polos opuestos, los amantes pueden generar una gran cantidad de energía sexual y usarla para fines espirituales. Sin embargo, la polarización no tiene porque corresponder al género biológico, y cada cual puede ser atraído hacia cualquiera de los dos polos, según sus propias preferencias. Fuera del ámbito sexual, la polarización ya no es tan necesaria. Mientras algunas personas pueden disfrutar de interacciones muy polarizadas incluso en la vida de cada día, para otras es mucho más gratificante llevar una vida más equilibrada, a la vez que mantienen unos polos fuertes en la sexualidad. Mientras que la polarización aumenta el flujo de energía, el equilibrio reduce las diferencias y permite el entendimiento y la conexión, así que ambas son importantes para un proceso de evolución.

Fuente: Rafaello Manacorda

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s