El Triángulo Dramático

 

Triangulo2

 

Nunca fui de sacar notazas mas que en las asignaturas que me gustaban, con la demás me aburría y tanto dato se me escurría por la cabeza, estudiaba con esquemas y desde ese hemisferio derecho podía desplegar luego las respuestas de los exámenes. En la universidad la única matricula la saque en comunicación no verbal; con un trabajo audiovisual sobre la misma y el análisis transaccional en el cine. Estas semanas están viniendo a mi mini situaciones donde refrescar esto y desempolvar el libro de Eric Berne “What Do You Say After You Say Hello?” y revisar el triangulo dramático de Karpam en el cual los participantes en una situación por lo general adoptan uno de los tres roles básicos: Perseguidor, Salvador o Víctima.

El trabajo del darse es constante, la vida es un espejo y todo lo que nos molesta del
otro es algo no resuelto en nosotros mismos, buen por reflejo o por polo opuesto. En toda relación o situación si no estamos atentos a esos roles inconscientes se establecen ciertas inercias. El asumir cada uno en cual se desenvuelve ayuda a salir de las mismas y a dejar de alimentarlo.

El modelo de Karpam propone tres papeles habituales psicológicos (que la gente suele tomar en una situación:
• La persona que se considera, o acepta el papel de víctima.
• La persona que coacciona a las presiones, o persigue a la víctima
• El socorrista, o rescatador que interviene, aparentemente con un deseo de ayudar al más débil, o mejorar la situación.

Steve Karpman señala que quienes participan en Juegos Psicológicos con frecuencia intercambian sus papeles. Por ejemplo, una persona que ha desempeñado el papel de Víctima, se puede cansar de ser humillada y convertirse en Perseguidor repentinamente. De igual forma, alguien que comienza como Salvador puede descubrir que es una Víctima. Consecuentemente se sienten dolidos por lo que les hacen pero no se hacen responsables del daño que pueden estar haciendo, o lo justifican a partir del daño recibido.

Copio a continuación como se desarrolla, entre quienes y como salir del mismo:

El perseguidor, arremete, humilla y rebaja a los demás a los que percibe como inferiores. El perseguidor hace que las reglas se cumplan a rajatabla .Necesita que lo teman , tapando su complejo de inferioridad .A veces se hace pasar por víctima con lo que consigue que otros se culpabilicen y se sientan mal.
El salvador , que también ve a los demás como inferiores y no aptos pero les propondra su ayuda desde una posición de superioridad. Ofrece una ayuda falsa con el fin de conseguir una dependencia de los otros a través de esta ayuda .Se esfuerza por mantener el papel de la víctima para poder continuar jugando a “salvador”. Necesita que le necesiten.
La víctima , que se siente y se posiciona como inferior y utilizará sus problemas para buscar a un perseguidor mostrando su miedo o a un salvador mostrando su tristeza y le servirá para reafirmarse en su estado. Se equivoca y comete errores para que lo persigan o lo salven.
En un triángulo dramático no hay «adultos». No existe una relación madura que emane de un sentimiento de sinceridad, de valentía, de amor incondicional, de confianza y de respeto mutuo. Todos los implicados se dedican a «participar en juegos» aprendidos en la niñez, aunque lo hagan de una manera inconsciente.

Saber entender la naturaleza del triángulo dramático y afrontarlo correctamente consecuentemente es una garantía para resolver situaciones conflictivas y estresantes en las relaciones, y poder encauzarlas de forma madura, sana y sincera.

Como transformar un triangulo dramático en uno virtuoso ?
Para sacar a una persona del rol de perseguidor hay que contrarestar su posición de “yo soy el que sabe y el otro tiene que obedecerme” para adoptar una posición “yo soy válido y el otro también ” y hacer que exprese su demanda
• Que necesitas pedir ? A quien ? Como sabes que esta persona podrá responder a tu demanda ?

Si la persona esta en una posición de víctima necesita salir de ” los otros son mejores que yo porque tienen la solución que yo no tengo . Le podemos ayudar a responsabilizarse de su estado preguntándole:
• ¿Que puedes hacer para salir de esta situación ? ¿Cuales son tus opciones? ¿ Cual es tu decisión y cuando piensas ponerla en práctica ?

Si la persona está en el papel de salvador tiene que salir de la posición “yo tengo la razón y el otro me necesita ” y mostrar empatía hacia el otro .Las preguntas pueden ser :
• ¿Que actitud puedo adoptar para ayudar a esa persona a resolver por si misma el problema?
• ¿ Si necesito reconocimiento ¿Como puedo conseguirlo de otra manera?

El triángulo dramático es uno de los muchos juegos psicológicos identificados y analizados por Berne . Cuando no estamos atentos es mas fácil caer en un juego psicológico. Preguntas como las planteadas nos ayudan a aumentar el nivel de consciencia y a poder decidir si entramos o no en un juego.

Fuente: Eric Berne y Karpman

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s