El sátiro danzante

satirodanzante

LA HISTORIA DE LA ESTATUA QUE SURGIO DEL MAR DOS VECES: EL SATIRO DANZANTE

En 1997, fue sacada de las profundidades del mar la pierna de una estatua de bronce de un Sátiro que quedó atrapada en las redes de un buque. Y milagrosamente el mismo buque encontró un año después el resto de la estatua.

El capitán del buque “Capitán Ciccio”, lleno de exquisita sensibilidad comentaba en el video del museo:  la forma en que la estatua fue conectado a las redes, como un hombre que tenía una fuerte voluntad para ser salvado. Sólo aquellos que han vivido durante muchos años en estrecho contacto con el mar sabe lo difícil que vuelva a ocurrir algo como esto y al mismo barco … sólo el que ha perdido algo en su inmensidad es consciente de lo que es utópico de encontrar. IEl mar es bueno con sus hijos, ha sido y sigue siendo una “fuente de vida”, pero no perdona y no devolvería los artículos que se ha tragado en sus aguas si no fuera por la intercesión de los dioses. De hecho nos sentíamos atrapados en la red ante la magnificencia de esta aparición … estábamos literalmente “clavados” … la mente sin preocupaciones, la mirada fija todavía atrás para admirar los sutiles movimientos de una figura aparentemente sólo estática . A nuestro alrededor una multitud de gente , nuestra esencia fue partícipe del Sátiro Danzante…

Esta es la historia de la famosa estatua de bronce “El Sátiro Danzante”, atribuido a Praxíteles, y que se remonta al 340 a.c. Ignorante yo que desconocía su existencia me emocionó y agradecí la experiencia de haber regresado una vez mas a Sicilia. Solo por ello merecía repetir viaje y acercarme a conocer algo tan bello, pese al calor intenso, el trayecto por las locas carreteras sicilianas y el poco tiempo del que disponíamos. Mi corazón se ilumino cuando esta semana visite este museo y conocí la historia. Los ojos se llenaron de lagrimas ante tan bello descubrimiento fruto de la casualidad y la suerte y a la vez…absolutamente milagroso. Mi ser se estremeció ante la belleza de la estatua y los misterios del mar, de sus tesoros, de los colores con que el océano contribuye a la obra, el ciclo de la vida creación y destrucción, los líquenes y conchas que ya formaban parte de las ánforas y demás tesoros que acompañaron al hallazgo,  la sensibilidad de unos marineros conectando con la del escultor que creo la estatua miles de siglos antes, la maravillosa labor de restauración, las fotos que captaban mas belleza aun a la estatua, los textos de Battiato y sus derviches…

El sátiro de bronce y ojos de alabastro está representado en el acto de bailar, gira sobre sí mismo, girando sobre el pie derecho apoyado en la tierra y la pierna izquierda está doblada para facilitar el movimiento, dibujando una danza que recuerda a la practicada por los derviches en Turquía, que culminan en el éxtasis con la pérdida de la consciencia. Una estatua maravillosa, su pelo ondulante en movimiento, la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás y hacia la derecha, la boca está ligeramente abierta … parece que el sátiro se ríe con la vida, suavemente inhalando y exhalando a través del círculo que describe y en su mano izquierda como discípulo de Baco dicen los eruditos que habría una copa de vino…

Un vino dulce tan rico como el Grillo de Sicilia , el vino de Marsala con que el hemos brindado las noches de diez días llenos de arte, de templos griegos, de risas, de salinas, teatros romanos, de castillos normandos, de influencias árabes, de helados , catedrales, de ciudades revisitadas y amadas como Siracusa, cervezas Moretti, canolis, expresos, viñedos, olivos, ánforas, caponata de berenjenas, focaccias, museos arqueológicos, playas, mar turquesa, solw food, alcaparras, enotecas al aire libre, lungomare, morsi e sorsi  (mordiscos y sorbos) y todos los brindis que no son sino amor y gratitud por la vida.

 Ana, Sicilia, Verano del 2010

Anuncios